martes, 8 de julio de 2008

MUNDO SIN FRONTERAS

Estimados y como siempre muy queridos y respetados lectores, esta semana quiero compartir con ustedes una de mis tantas UTOPÍAS que durante toda mi existencia ha girado en mi mente y cada día que transcurre se afianza más y más en mi corazón, ya que no concibo otra idea fiable para lograr la paz universal, que no sea a través de “Un Mundo sin Fronteras” en donde impere “La Paz y el Amor”.
El hombre jamás ha querido darse cuenta de cuan ruin ha sido con su propia especie a través de los siglos. La raza humana, si bien cada año aumenta demográficamente, también ha sido diezmada a través de los siglos, en grandes holocaustos innecesarios creado por el hombre, en su afán de tener, cada vez más poder y riqueza. Hoy en día, la especie humana, es pasto de los peores vicios adquiridos, y nuestra consciencia es un crisol donde se amalgaman malos sentimientos como la codicia, ira, soberbia, vanidad, crueldad y muchos otros solapados, que han mantenido al hombre en la ruindad desde el principios de los tiempos. Emperadores, Reyes, Zares, hasta Papas y Patriarcas de las distintas religiones, han causado grandes sufrimientos a la humanidad por el solo placer de satisfacer sus deseos ocultos. Pueblos completos han sido barridos de la faz de la tierra, por la sola voluntad de un hombre. Culturas enteras han desaparecido misteriosamente, sin dejar huellas ni rastros de ellas, y hasta hoy, no sabemos el porque. Cada día el planeta tierra se deshumaniza más y más a causa de la vanidad del hombre. Llegaremos a convertirlo en un cementerio desértico.
No creen ustedes mis queridos y muy respetados lectores, que el amor tiene que ser el sentimiento por excelencia que mueva al ser humano, y que su lucha debe ser por buscar y mantener la paz, en vez de estar promocionando la guerra. Con amor y paz, le pudiéramos dar a la humanidad -de la cual formamos parte- el mejor regalo de toda su historia; y eso es posible, solo, si el hombre acepta cambiar su estado de agresividad por uno de paz, y para ello, debe desprenderse de los falsos valores en los cuales se ha sustentado a través de su historia terrenal, para justificar sus acciones. Grandes genocidios han sacudido a la humanidad a través de los siglos, todos ellos, sustentados en falsos principios. Hasta la Iglesia hoy en día le ha pedido perdón a la humanidad por las barbaries de otro.
El hombre en su devenir del tiempo ha estado siempre enfrentado a luchar -con razón o sin ella- contra su misma especie. Hoy vemos con asombro, como se usa la inteligencia para crear armas cada vez más destructivas, en vez de sembrar campos de trigo, arroz, maíz y sorgo para alimentar a la humanidad que en su gran mayoría padece severamente de hambre. Los países que se llaman desarrollados y que menosprecian y humillan a los demás, se preocupan a cada segundo por su poder bélico, pero bien poco hacen en pro de lograr la paz y convivir como hermanos con los demás pueblos de la tierra.
A medida que avanza el tiempo, nos separamos más y más de los sagrados preceptos de la vida, como: el amor, la comprensión, la justicia y el respeto hacia la vida. Cada día nos hacemos más insensibles e inhumanos y caminamos aceleradamente hacia nuestra propia autodestrucción. Armas nucleares, atómicas y bacteriológicas son pruebas de cuanto hemos avanzado en pro de nuestra propia desintegración como habitantes del planeta tierra. Epidemias como el HIV y el ÉBOLA, por solo nombrar dos de las más terribles de estos últimos tiempos, nos dan cuenta de los grandes padecimientos actuales de la humanidad, por nuestra falta de consciencia y uso adecuado del raciocinio.
Cuando el hombre logre entender que unidos por el bien común tendremos más posibilidades de vivir, y hacerlo en paz, le proporciona un verdadero sentido lógico a la vida, comenzaremos a transitar por un destino mejor. El día que tengamos un universo sin fronteras, donde no existan linajes, barreras de idiomas, egoísmos ni maldad, y que impere la buena voluntad y el deseo de vivir en paz, habremos encontrado la verdadera felicidad.
enriquealtazini@cantv.net

No hay comentarios:

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet
myspace backgrounds
Myspace Backgrounds